jueves, 23 de julio de 2009

Reseña de Bilenio (J.G. Ballard)




BILENIO: Este cuento parece un poco desmañado, en comparación a otras obras más logradas de Ballard. Si bien deja entrever un poco al "Ballard que será", tiene un acabado a lo "taller de narrativa". Es una especie de estampa del futuro (el bilenio=año 2000), en el cual la sobrepoblación ha llegado a extremos imcreíbles. Los gobiernos deciden cuál es el espacio, medido en pies cúbicos, que deben tener los cubículos donde vive la gente. Una pareja de amigos descubre una habitación secreta, y bondadosos ellos, invitan a otras personas a compartir este nuevo espacio, para su posterior pesar. Quizá lo trillado del tema - la sobrepoblación- no haya permitido un mayor vuelo al escritor inglés.

CRONOPOLIS: Este relato es mejor que el anterior, y Ballard empieza a ser él mismo. En un extraño futuro, los relojes están prohibidos, y Londres se ha convertido en una ciudad habitada solamente en la periferia. Un niño encuentra un reloj y aprende a usarlo a escondidas de los demás, pero un día es descubierto por su maestro de escuela, quien lo lleva a conocer el centro de Londres, que no estaba tan deshabitado como se pensaba. Lo mejor de este cuento son las descripciones de un mundo cronometrado al máximo, de manera que la medición estricta del tiempo se convierte también en el ejercicio de la explotación y de la desigualdad de clases: el reloj deviene en un instrumento de poder, de tortura. Ballard demuestra aquí su maestría para crear mundos absurdos, en los que la gente puede rebelarse contra el tiempo, por ejemplo. Y con éxito.

CIUDAD DE CONCENTRACION: Hasta ahora, el mejor de la selección. El protagonista, Franz M., inventa un artilugio para volar, y busca espacio para probar su invento. El problema es que la ciudad en la que vive es una pesadilla arquitectónica, donde cada pie cúbico tiene precio y donde no hay espacios libres que superen los cien metros. Franz decide salir de la ciudad, para darse cuenta que ésta parece no tener límites, como un a especie de Trantor o Coruscant que se ha tragado a la gente. El final del cuento sugiere que acaso no estamos en una ciudad o en la Tierra, sino en un lugar mucho peor...

LOS LOCOS: Otra vez, Ballard nos introduce a un mundo en el que rigen leyes increíbles: están prohibidas las ciencias psicológicas, y por ende, el ejercicio de la psiquiatría deviene en una actividad clandestina y prohibida. Las cosas llegan a tal extremo, que el protagonista de esta historia, psiquiatra de profesión, se abstiene de dar un consejo que podría haber salvado la vida de una muchacha que acaba por suicidarse, pues pesa más el temor de volver a ser encarcelado por el ejercicio de su profesión. Sin embargo, su vocación será más fuerte, y decide tratar la neurosis de un abogado adicto a las drogas, con resultados inesperados. Lo absurdo de la situación es que podría ser posible. Delirante.

MOVIL: Un concurso pueblerino para la ejecución de una estatua conmemorativa da lugar a la creación de un objeto extraño, ajeno a nuestras percepciones de lo que es el arte... y uno recién comprende lo que significa la palabra "móvil". Es el relato más "ballardiano" de la selección, y acaso el más pesadillesco, pese a su temática aparentemente fantástica. En efecto, ¿qué pasaría si las leyes físicas que conocemos se alterasen para ciertos objetos, y estos empezaran a actuar conforme a dicha alteración? ¿No es esto tanto o más amenazante que cualquier monstruo surgido de nuestra imaginación?

AHORA: CERO: Esta historia se aleja del Ballard clásico para adentrarse en un ámbito más propio del pulp. Pero cuidado, las cosas no siempre son como parecen. En esta aparentemente simple historia de un tipo que descubre que puede matar personas con sólo desearlo, Ballard desnuda nuestro yo más mezquino, y al final el lector tiene en claro que acaso ningún poder sea más deseado por la gente que el poder de matar... incluso para el mismo lector, a quien va dedicado el párrafo final.

EL ASESINO BONDADOSO: Cuento un tanto intrascendente, la del viajero del tiempo que vuelve al pasado intentando cambiar la historia, para descubrir que en realidad forma parte de ella. ¿Es Ballard?

EL JARDIN DEL TIEMPO: Cuesta creer que pueda mezclarse el amor, la tristeza y la belleza en un relato, pero Ballard lo consigue. El Jardín del Tiempo, de cuyo origen o ubicación nada se nos dice, está muriendo, mientras a lo lejos se perciben hordas de guerreros que lo rodean y se acercan. Los habitantes del jardín, resignados también a morir, disfrutan hasta el último momento de la belleza del jardín y sus extrañas flores... ¿pero mueren realmente?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada