martes, 14 de julio de 2009

Reseña: Mona Lisa acelerada (William Gibson)

Con esta novela, se cierra la trilogía iniciada con Neuromante y Conde Cero. Las tres novelas comparten un universo común, incluso algunos personajes, pero no un tema común. Ahora bien, Neuromante puede leerse en forma independiente, las otras no. De lo contrario, resultarían incomprensibles.

Al igual que en Conde Cero, Gibson juega a crear historias en paralelo que se unen al final. Y otra vez son tres historias. Una de ellas tiene por protagonista a Kumiko, una niña japonesa hija de un jefe yakuza, que por seguridad es enviada a una Inglaterra que difiere muy poco de los EE.UU. La nota curiosa es el acompañante de Kumiko, una Inteligencia Artificial llamada Colin, que se materializa en un holograma que solo Kumiko puede ver. En Inglaterra, Kumiko será resguardada por Petal y otros servidores de su padre, y aquí volvemos a encontrarnos con Molly, la samurai callejera de Neuromante, quien funge de guardaespaldas de Kumiko, aunque en realidad parece jugar a dos cartas...

La otra historia es de Mona Lisa, una prostituta adolescente, que es reclutada.- digámoslo así- por una misteriosa asociación que valora su parecido físico con Ángela Mitchell, la niña rescatada por Turner en Conde Cero, y que ahora es una estrella de simestim (que podría describirse como televisión interactiva).

La historia central, y acaso la mas difícilmente inteligible, es la de un grupo de (no tengo palabras para describirlos, un español quizá los llamaría okupas) vagabundos que vive en una especie de fábrica abandonada, construyendo máquinas con un objetivo poco claro. Un personaje llamado Kid Africa encargará a estos okupas la custodia de un cuerpo en animación suspendida, conectado a una máquina de procedencia desconocida. Una especie de muerto viviente, que hace recordar a un personaje al Conde Drácula. Y es que también es un Conde, el Conde Cero, quien voluntariamente se ha sometido a la conexión.

Los acontecimientos y peripecias de los protagonistas no son fáciles de seguir. He tenido que leer dos veces esta novela para intentar hacer una reseña coherente, y la verdad, aún hay cosas que no comprendo y pasajes aparentemente sin sentido. Tal vez esto explique la poca información que hay en la red respecto a esta Mona Lisa acelerada.

Gibson hace volver del pasado a varios personajes. A Molly, al Finlandés, a Lady 3Jane Tessier-Ashpool, y a las Inteligencias Artificiales. Parece ser que estas han desarrollado una especie de sociedad, cuyos parámetros están fuertemente marcados por la existencia de otras Inteligencias Artificiales que no son de origen terrestre. Lamentáblemente, Gibson deja apenas esbozado este concepto, y uno difícilmente puede encontrar un nexo con los acontecimientos narrados.

Las tres novelas enfocan tres momentos en la existencia de las Inteligencias Artificiales: su nacimiento en Neuromante, su crecimiento en Conde Cero y su madurez en Mona Lisa acelerada. También, hay tres momentos para los seres humanos: como creadores, como servidores, y, en Mona Lisa acelerada, como iguales capaces de compartir el mismo "ciberespacio", llegando a trascender la materia.

Al menos, eso es lo que he podido sacar en claro después de releerme las tres novelas. Tal vez una tercera lectura permita descubrir que es lo que realmente pasó. Pero eso es algo que también le corresponde al lector.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada