martes, 4 de agosto de 2009

Reseña: Cuentos del relojero abominable (José B. Adolph)




Cuentos del relojero abominable
José B. Adolph
Editorial Universo
Lima, 1973


Curioso el caso de éste libro: lo leí hace años en el colegio gracias al préstamo de un excelente amigo. Sí, aunque no se crea, hubo una época en la que los escolares peruanos de colegios nacionales de provincia leían libros (por su cuenta) y encima los intercambiaban.
Bueno, el caso es que, para nuestros inexpertos ojos de cienciaficcioneros adolescentes, el único cuento rescatable era el clásico “Persistencia”. No podíamos menos que celebrar ese final sorpresa, después de un inicio que parecía llevar por otros derroteros.
Y creo que no fuimos los únicos confundidos por la prosa del señor Adolph. El mismo Alberto Escobar menciona en el prólogo que “José Adolph es un caso no frecuente en la narrativa peruana.” Ya desde el título del volumen, Cuentos del relojero abominable, se nos informa que estamos saliendo del cuadro de la época, acaso más orientado a lo que se da en llamar literatura realista, un género tan válido como cualquier otro.
Obviamente, un especialista podría hacer un análisis más interesante. Yo apenas me atrevo a indicar aquellos cuentos que podrían agradar al lector de ciencia ficción… y a los demás.


Prólogo a cargo de Alberto Escobar
La mentira
Exploración *
Desde las Sombras
Inauguración *
Recogiendo el Marfil
El tiempo de Rulfo
Persistencia *
De dos a siete
El absoluto
La mano
Siempre *
La asfixia


Exploración: Una expedición explora las ruinas halladas en un planeta completamente devastado, no se sabe si por una guerra o por la contaminación. Los exploradores, a salvo en sus escafandras, desarrollarán una serie de reflexiones motivadas por el hallazgo de algunas obras de arte producidas por la extinta especie a la que pertenecen las ruinas.


Inauguración: Si la humanidad del futuro descubriera al fin el secreto de la inmortalidad, cambiando así para siempre, ¿cuáles serían sus pensamientos y sentimientos acerca de nosotros, los hombres mortales? ¿Se considerarían nuestros iguales, nuestros sucesores o algo distinto?


Persistencia: Acaso el relato de ciencia ficción más difundido de Adolph. La angustia que genera el enfrentarse a lo desconocido, registrada en la bitácora del capitán de una nave cuya tripulación está a punto de amotinarse.


Siempre: La eternidad vista desde… la eternidad. Nuevamente, somos partícipes de las reflexiones de alguien para quien parecen haber sido abolidos los límites del tiempo y del espacio. ¿Es un santo, recompensado por la trascendencia? ¿O un condenado a repetir eternamente un ciclo que abarca la vida y la muerte?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada